¿Bajamos Barriga?

Escrito por buenahierbasiempre13 09-10-2017 en Sobrepeso. Comentarios (0)

ABDOMEN DE "NEUMÁTICO"

Las personas que tienen este tipo de "neumático" que les rodea y que además les cuesta un horror deshacerse de él, tienden a llevar una vida sedentaria, con trabajos donde permanecen mucho tiempo sentados y de poca o muy poca actividad física (lo más acelerado que hacen es ir hasta la fotocopiadora y vuelta). Suelen además, tener un vínculo emocional con los alimentos azucarados.

Por SUERTE!! Esta tipología es de las más fáciles de eliminar, ya que suele estar producida por la ingesta de alimentos equivocados y la falta de ejercicio físico.


Los malos hábitos que nos llevan esta tipología.

Si no tienes actividad física, comes mucha azúcar y carbohidratos refinados como galletas, bollería industrial, pan blanco, etc...

Si te dejas llevar por carbohidratos con almidón como las pastas y el arroz, es probable que tengas una barriga con sobrepeso con el consiguiente acompañamiento de grasas en las piernas y las caderas.


Plan de ataque.

Habrá que reducir drásticamente el consumo de alcohol. El alcohol es una bomba de grasa que se almacena directamente en la barriga, es azúcar puro que encuentra alojamiento en tu cintura y detiene la quema de cualquier grasa hasta que el alcohol se haya procesado.

Tan solo unas pocas copas de vino, tres o cuatro a la semana darán lugar a lo que se llama "cintura del bebedor social". Este es el que bebe en horas de picoteo, una cañita con los amigos, etc... Dará lugar a una cintura gruesa y panza regordeta. Si quieres beber de vez en cuando, hazlo! Pero recuerda que para conseguir un vientre plano tendrás que superar tus vergüenzas y pedirte un agua con limón delante de tus amigos. Ánimo!

Una vez controlado el consumo de alcohol durante dos semanas, ha llegado el momento de revisar la dieta. Ósea comer bien y moverse más. Evita los aperitivos bajos en grasas o los llamados dietéticos o light. Estos productos pre-envasados a menudo están llenos de productos químicos, azúcar refinada, sal y conservantes para darles sabor. No te refugies en este engaña-bobos.

No al conteo de calorías y ponte a favor de una dieta sana llena de alimentos frescos no elaborados, como el pescado, verduras orgánicas y si comes huevos y carne, que sean de libre pastoreo.

Empieza el día con huevos y salmón ahumado, o incluso pollo asado y verduras, no tengas miedo de comer grasas buenas, como el aguacate, nueces y pescado azul. Esto estimula tu cuerpo para quemar la grasa del vientre y conseguir tu objetivo.

Deberías de empezar una rutina de ejercicios adaptada a ti y ponerte en manos de profesionales para que conjuntamente elaboréis una dieta que pueda tener un seguimiento real. 

Manteneros atentos a los próximos post donde analizaremos los restantes tipos de gordura y sus soluciones.

www.centro13body.es